Camino a la felicidad

 

La felicidad es siempre un camino de suma.

Sumar espiritualidad y ciencia,

sumar reflexión y acción,

sumar intelecto y sentimiento,

sumar lucha y aceptación,

sumar ética y comprensión,

y sobre todo lo más difícil: sumar pasión y templanza.

Todo esto acompañado del entusiasmo y la diversión.

Es importante aprender lo siguiente para seguir un camino:

disfrutar del amor,

confiar en tu firmeza,

enfrentar tus miedos,

entusiasmarte con la vida,

pedir ayuda cuando la necesites,

pedir que te consuelen cuando sufres,

tomar tus propias decisiones,

hacer valer tus elecciones,

ser amigo/a de ti mismo/a,

no tener miedo al ridículo,

darte cuenta de que mereces  ser querido/a,

hablar a los demás amorosamente,

decir o callar según tu conveniencia,

quedarte con el crédito de tus logros,

amar y cuidar la pequeña niña dentro de vos,

superar la adicción a la aprobación de los demás,

no absorber las responsabilidades  de todos,

ser consciente de tus sentimientos actuar en consecuencia,

no perseguir el aplauso sino tu satisfacción con lo hecho,

dar porque quieres, nunca porque creas que sea tu obligación,

exigir que se te pague adecuadamente por tu trabajo,

aceptar tus limitaciones y tu vulnerabilidad sin enojo,

no imponer tu criterio ni permitir que te impongan el de otros,

decir que sí sólo cuando quieras y decir que no sin culpas,

vivir en el presente y no tener expectativas,

tomar riesgos,

aceptar el cambio y revisar tus creencias,

trabajar para sanar tus heridas viejas y actuales,

tratar y exigir ser tratada con respeto,

llenar primero tu copa y, recién después, la de los demás,

planear para el futuro pero no vivir en él,

valorar tu intuición,

celebrar las diferencias entre los sexos,

desarrollar relaciones sanas y de apoyo mutuo,

hacer de la comprensión y el perdón tus prioridades,

aceptarte así como eres,

no mirar atrás para ver quién te sigue,

crecer aprendiendo de los desencuentros y de los fracasos,

permitirte reír a carcajadas por la calle sin ninguna razón,

a no idolatrar a nadie.

Jorge Bucay

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s